parentesis

Wednesday, January 11, 2006

EL CAPITALISMO ANDINO AMAZONICO


El "capitalismo andino-amazónico"
El triunfo electoral del Movimiento al Socialismo (MAS) y de Evo Morales representa una vuelta de página en una historia boliviana cargada de injusticias y segregación de sus pueblos indígenas originarios: la descolonización del Estado y la implementación de un nuevo modelo económico marcarán, desde el primer día, al gobierno de la izquierda indígena que acaba de iniciar un proceso de cambio irreversible para el próximo medio siglo.La marea de votos obtenida por el MAS permite avanzar, con más fuerza y rapidez de lo que soñamos, en la clausura de las últimas dos décadas nefastas y terribles que dejaron al país maltrecho, que destruyeron nuestra economía y debilitaron hasta límites nunca vistos al Estado boliviano.Para quienes hemos acompañado desde la academia y las luchas a los movimientos sociales emergentes desde 2000, la victoria del 18 de diciembre pasado significa el ingreso a una nueva etapa: el ejercicio del poder estatal. Los desafíos de la izquierda en la gestión de los asuntos públicos serán muchos y complejos pero, como hemos señalado a lo largo de la campaña electoral, nuestras fuerzas se encaminarán fundamentalmente a la puesta en marcha de un nuevo modelo económico que he denominado, provisoriamente, “capitalismo andino-amazónico”. Es decir, la construcción de un Estado fuerte, que regule la expansión de la economía industrial, extraiga sus excedentes y los transfiera al ámbito comunitario para potenciar formas de autoorganización y de desarrollo mercantil propiamente andino y amazónico.En los siguientes 50 años predominará en Bolivia la economía familiar estructural, base de las últimas rebeliones sociales; el desafío es qué hacer con ella. El nacionalismo revolucionario de los años ’50 pensaba que la comunidad desaparecería y que todos se volverían industriosos, modernos, capitalistas y asalariados, pero eso no ocurrió y, en la actualidad, el mundo moderno representa sólo entre el 7% y 15% de la economía y de la población económicamente activa (PEA). Hoy pensamos que, al menos, podemos idear un modelo para que lo comunitario deje de estar subsumido de manera brutal a la economía industrial, evitando que lo moderno exprima y quite todas sus energías a lo comunitario, potenciando su desarrollo autónomo. Para ello contamos con el Estado y con el excedente de los hidrocarburos nacionalizados.El triunfo del MAS abre una posibilidad de transformación radical de la sociedad y el Estado, pero no en una perspectiva socialista (al menos en corto plazo), como plantea una parte de la izquierda. Actualmente hay dos razones que no permiten visualizar la posibilidad de un régimen socialista en nuestro país. Por un lado existe un proletariado minoritario demográficamente e inexistente políticamente; y no se construye socialismo sin proletariado. Segundo: el potencial comunitarista agrario y urbano está muy debilitado. En los últimos 60 años se ve un retroceso de la actividad comunitaria productiva y una erosión de los lazos comunitarios. Sigue habiendo comunidad, pero ésta ha implosionado internamente en estructuras familiares.El potencial comunitario que vislumbraría la posibilidad de un régimen comunitarista socialista pasa, en todo caso, por potenciar las pequeñas redes comunitaristas que aún perviven y enriquecerlas. Esto permitiría, en 20 o 30 años, poder pensar en una utopía socialista.Lenin proponía soñar con los ojos abiertos, lo que significa tener la capacidad de mirar el horizonte estratégico, pero saber manejar la táctica. El capitalismo andino-amazónico es la manera que, creo, se adapta más a nuestra realidad para mejorar las posibilidades de las fuerzas de emancipación obrera y comunitaria a mediano plazo. Por eso, lo concebimos como un mecanismo temporal y transitorio.* Vicepresidente electo de Bolivia__________________________________________________________________

Autor: Martín GuerraFuente: movjma@yahoo.esFecha: 2006-01-09
El Aldeorrio y la Aldea Intelectual de Aldo M.

Por: Martín Guerra.
04 de enero de 2006.


Últimamente, con mayor énfasis que el acostumbrado, don Aldo Mariátegui hizo alusión en su columna del diario Correo a la relación que debe existir-según él-entre los estudios académicos y el acertado comportamiento intelectual o político, por decirlo de algún modo. Todo para probar que el militar Hugo Chávez y el cocalero Evo Morales no pueden conducir un proceso de cambio en Venezuela o en Bolivia respectivamente, y por lo tanto, tampoco nadie que se les parezca.

En la edición del lunes 26 de diciembre del 2005, en la columna titulada “Muchas Tonterías”, dice, refiriéndose a opiniones vertidas por Greta Minaya y Marcos Ibazeta: “Y ambos son universitarios, no cualquier ignorante, y hablan estas tremendas tonterías”. El día 28 de diciembre, en la columna “¿Y dice quién?, censurando sarcásticamente el triunfo de Evo Morales en las elecciones presidenciales de Bolivia señala: “...en Bolivia han elegido a un señor que no acabó la primaria...” El 04 de enero del 2006, en “El hijo de Fidel” dice también sobre Morales: “...pues Evo ya mostró una actitud muy favorable respecto de los cocaleros. En el fondo, esta actitud de dicho indocumentado (no tienen ni siquiera primaria completa)...” y aludiendo al probable triunfo de Humala en el Perú, añade: “Nos encadenaría a un (...) medio loquito Hugo Chávez”.

El cultísimo Diccionario de la Real academia de la Lengua Española, en su decimonovena edición, de 1970, define el despectivo vocablo aldeorrio, como un lugar muy pequeño, pobre o falto de cultura, es decir un sitio muy parecido a Bolivia o al Perú, al sentir de don Aldo Mariátegui, ya que son los pueblos de estos países los que han elegido a tan “ignorantes y locos sujetos” como presidentes.

Deducimos entonces, que en la aldea intelectual de don Aldo se cree que todo aquel que estudio en el colegio o en la universidad necesariamente debe desarrollar “ideas correctas o bien pensadas” o lo que para don Aldo y sus aldeanos intelectualoides, son buenas y acertadas decisiones. Este pensamiento del director de Correo, además de ser elitista y marginante, jurásico y egocéntrico, pues descalifica a los que no accedieron a una educación académica, sin entender que la educación está también en el trabajo diario asociado a la transformación de la naturaleza y la sociedad, ya sean agricultores, mineros, obreros, médicos o profesores, etc.,es también ignorante, pues ignora el tipo de educación que han podido desarrollar los que no fueron al colegio. El sentido rígido y necesariamente esquemático que le imprime don Aldo a la educación primaria, para calificar o descalificar a Evo por ejemplo, constituye un primario sentido de falta de educación. Primario por la sustentación, primitivo por el contenido. Si los que sí han tenido primaria , secundaria, universidad y otros grados académicos, son capaces, por qué nos fue tan mal con Toledo, García, Fujimori y Belaunde, que “indocumentados” no eran, ni mucho menos, según el estrecho criterio de don Aldo.

Evo Morales, ha sido agricultor cocalero y dirigente sindical, ya quisiéramos ver al ilustre don Aldo paseándose entre los cocaleros con su sonrisota y su celular y sus trasnochadas ideas para observar que de “cultura agraria” no sabe nada. Situación que no es criticable, pero sirve para el ejemplo.

Lo que él hace, es tanto como criticar al ciudadano francés por no entender el castellano en España, o al abogado por no poder aplicar un electroencefalograma. ¡Por favor don Aldo! Cualquiera –en esta época- que no sea fascista o un cavernario ultraliberal sabe que cada actividad productiva o cada forma de vida social genera su propia educación y cultura y no cree que todos aquellos que no tuvieron la educación que uno recibió, son ignorantes, idiotas, locos o infantiles (adjetivos que el director de Correo suele usar). Habría que ver también, que educación recibió don Aldo y que tan buen alumno fue, porque eso también cuenta, el lugar, la formación de los profesores, el enfoque que le dan a la carrera y la clase social a la que pertenecen (profesores y alumnos), todo esto define su ideología y su participación en política.

Por último, le recordaríamos a don Aldo Mariátegui, que el gran amauta, José Carlos Mariátegui (¡Qué vamos a hacer, se apellidan igual!) tampoco-al igual que Evo- terminó la primaria. Dice Guillermo Rouillón:“...apenas logró terminar el primer año de primaria y empezó parte del segundo. Era pues, casi nula su instrucción.(...) sus mejores maestros fueron los hechos y las personas vivientes”. sin embargo el fundador de la CGTP, nunca cometió los profundos errores de entendimiento y sentido común que comete don Aldo, y por el contrario constituyó uno de los pensamientos políticos más sólidos de esta parte del continente.
Del amauta le recomendaríamos leer a don Aldo, “La Enseñanza y la Economía”, allí dice: “Un concepto moderno de la enseñanza coloca en la misma categoría el trabajo manual y el trabajo intelectual”.

¡Hasta cuando la derecha liberal va a sostener defensores que esgriman argumentos tan huecos y carentes de sustento como los de Aldo M.! Estos sólo contribuyen a demostrar la ausencia de análisis y de un proyecto nacional por su parte. En este nivel de la batalla de ideas, Aldo M. ha perdido antes de disparar. Lo que mueve en el fondo a individuos como este, engreídos y poseros, es el profundo desprecio que sienten por aquellos explotados y oprimidos que con su propia cultura, gestada en años de lucha y nutrida por las tradiciones y costumbres del pueblo, con una gran capacidad de resistencia al imperio de lo uniforme y lo impuesto, con una fuerte lucha constante y decidida por ganar espacios laborales creativos y autogestionarios, constituyen hoy, alternativas de poder enraizadas en el pueblo y un muro de contención al imperialismo, representado en todo el orbe, por el impecable maestro, ilustrado académico y orador ejemplar, George W. Bush y su monaguillo local, Aldo M.

De no entenderlo así, tendríamos que correr todos a educarnos al estilo ultraliberal y cavernario para dejar el aldeorrio y pasar a formar parte de la aldea intelectual del señor M., que como intelectual sólo tiene el apellido, que no merece por cierto, y que como comentarista político, no es más que un palomilla de ventana. Nosotros preferimos educarnos, atendiendo a los buenos libros, al mismo tiempo que observando los hechos y las personas vivientes, como a nuestros compatriotas peruanos que luchan día a día por el pan para su familia.
___________________________________________________

Autor: WILLIAM RODRÍGUEZ GAMBOAFuente: El TiempoFecha: 2006-01-09
Evo Morales

WILLIAM RODRÍGUEZ GAMBOA
Las expectativas e interrogantes que están planteadas en relación a la elección de Evo Morales como presidente de Bolivia son muchas. En la prensa local y en la internacional los expertos dedican muchos espacios de prensa a este análisis con especial énfasis en el reacomodo de una tendencia claramente de izquierda que hoy está presente no sólo en Venezuela, sino que se extiende desde Brasil, hasta Uruguay y Chile y que en pocos meses puede también estar presente en México y Perú.Para algunos analistas es evidente su fracaso por el sólo hecho de venir de la izquierda, realizan comparaciones y pronósticos basados en la experiencia de otros gobiernos similares, pero sorprendentemente no se refieren, ni siquiera en una sola línea, al desastre dejado por la derecha que ha gobernado en Bolivia en las últimas décadas, a pesar que este estrepitoso fracaso de un modelo que privatizó las principales fuentes de ingreso, que marginó e ignoró a la inmensa mayoría de los bolivianos. Esa realidad es lo que permitió que hoy Evo Morales sea el primer presidente de origen indígena de la América de Bolívar.Quiero referirme a una frase del recién electo Presidente boliviano: "no podemos seguir echándole la culpa a los 500 años de explotación y olvido". Esta frase deja claro que no va a excusarse responsabilizando por sus fracasos a los gobiernos anteriores, refiriéndose a un período que nada tiene que ver con el discurso continental de las últimas décadas, sino a los últimos cinco siglos, signados por la colonización, el exterminio, la explotación y el olvido que nuestros pueblos indígenas tienen bien grabado en su cultura e historia y que su memoria colectiva logró derrotar y preservar.En Bolivia hay júbilo y sin duda en todos los pueblos indígenas del altiplano y del continente también, por primera vez, después de cinco siglos de resistencia y de espera, uno de los suyos llega a un puesto que estuvo siempre reservado a los poderosos blancos.Los pueblos originarios de América ven por fin la realización de un sueño que parecía imposible y entrañan la esperanza que el sufrimiento causado por el infinito maltrato a lo largo de la historia llegue a su fin. En mi opinión esto es lo más relevante de esta victoria, independientemente de lo que pueda hacer Evo Morales en el gobierno boliviano, limitado por la terrible pobreza que vive este país del altiplano americano, odiado por el Imperio y como siempre boicoteado por la clase dominante, dueña de los medios de producción. Bolivia cuenta hoy con importantes aliados como Venezuela, Brasil, Argentina y Europa, pero sin duda su principal dificultad tiene que ver con un recurso natural y un ritual milenario que va mas allá de sus fronteras; el cultivo y consumo de la hoja de coca. En Perú, norte de Argentina, de Chile y por supuesto en la misma Bolivia es común que se mastique la hoja de coca como nuestros abuelos masticaban el tabaco. Antes de la ley de 1988 que elimina y prohibe el cultivo de coca, se estimaba un comercio de 3 mil millones de dólares. Aunque Evo Morales ha planteado a Estados Unidos un pacto de lucha efectiva contra el narcotráfico, es claro que tendrá que hilar muy fino para honrar su palabra con un pueblo que tiene un ritual milenario y un problema de connotaciones mundiales como es el narcotráfico.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home